«ES UNA VERDADERA ATRACCIÓN EN LOS ESTANTES DEL SUPERMERCADO»

En la competencia de los mercados, cada producto de las estanterías debe llamar la atención por su atractivo, para así convencer a los clientes. Peter Kerkhofs, responsable del envasado de productos Home & Personal Care en Constantia Flexibles, sabe lo que hay que tener en cuenta:

 

¿Por qué el diseño y la calidad del embalaje son tan importantes, como por ejemplo en productos Home & Personal Care, cuando de lo que en realidad se trata es del contenido?

Ambos son el espejo de la imagen de marca. El producto destaca sobre los de la competencia por la calidad del diseño y la impresión. Eso a día de hoy es más importante que nunca, puesto que en cada categoría de artículos se encuentra un alto número de productos de la competencia.

 

El diseño y la impresión también se encargan de establecer contacto visual con el consumidor deseado. ¿Es esa también una forma de comunicación?

Sí, ese nexo entre el producto y las expectativas del comprador se intensifican creando efectos especiales e innovadores. También son importantes, por ejemplo, efectos mate o nacarados, ópticas metálicas o, por mencionar un ejemplo totalmente distinto, fragancias microencapsuladas o aromas. Estos aromas se liberan cuando se frota la zona impresa. Como último ejemplo, menciono el de los colores que cambian con la temperatura. Resumiendo, se puede decir: ¡Es una verdadera atracción en los estantes del supermercado!

 

¿Tiene algún ejemplo concreto sacado del supermercado?

Un fabricante líder de productos para el hogar y el cuidado corporal necesitaba una bolsa rígida transparente. El requerimiento especial era colocar dos dibujos completos en el reverso del envase. El dibujo tendría que estar en la parte externa, siendo visible también desde fuera. El segundo debería estar en el interior y ser visible desde la parte delantera a través del relleno transparente del envase, como si se estuviese mirando un acuario. Este deseo constituía un gran reto para la impresión. Es por eso que cambiamos el diseño original y decidimos imprimir exclusivamente en la parte trasera de la superficie. De este modo, la impresión quedaba protegida, por un lado, por la superficie, y por el otro, por el cierre. Para terminar, ajustamos el color de la imagen a los colores disponibles en nuestra impresora.