EL MEJOR PRODUCTO, EL MEJOR SERVICIO

Constantia Flexibles realiza una gran inversión: la filial de Burgos, al norte de España, amplía las capacidades de producción. La inversión total asciende a unos cuatro millones de euros. En especial, una nueva impresora de banda estrecha y una laminadora adhesiva de banda estrecha constituyen el núcleo de los esfuerzos.

El entorno del mercado se modifica constantemente. La demanda de tiradas cortas y el cambio de formato frecuente aumentan continuamente y seguirán haciéndolo en el futuro. Las razones resultan evidentes: nuevos lanzamientos de productos, producciones de pruebas, tiradas cortas para mercados piloto, tiradas de promoción, etc. En consecuencia, Constantia Flexibles decidió hace ya algún tiempo seguir invirtiendo en la tecnología de laminación e impresión, tan exitosa desde hace tiempo, en la filial de Tobepal. La oferta para las tiradas cortas y el cambio de formato rápido reforzará aún más la oferta individual para nuestros clientes y satisfará la necesidad de los mismos en relación con los plazos de entrega reducidos. En resumidas cuentas: tiempos de proceso más cortos, lo que supone una ventaja competitiva decisiva.

La filial de Burgos pertenece a Constantia Tobepal, que desde hace más de 80 años produce fundamentalmente complejos y laminados flexibles para los sectores farmacéutico, cosmético, cuidado del hogar y alimentación. En total, Constantia Tobepal emplea a unos 500 trabajadores en las dos plantas de producción de Burgos y Logroño.

Gerold Riegler, director de operaciones de Constantia Flexibles, comentó la decisión de embarcarse en este proyecto de inversión: «Esta inversión no solo aumenta la eficiencia operativa debido a su enfoque en lotes pequeños, sino que también destaca nuestro compromiso claro para ofrecer el mejor producto y servicio a nuestros clientes».